El evento ha contado con el soporte de expertos como Pablo Simón, Bibiana Medialdea, Pau Rausell o Adrián Todolí

Labora, el Servicio Valenciano de Empleo y Formación, ha celebrado una nueva jornada temática sobre el futuro del trabajo, con el propósito de proyectar de qué manera está transformando el marco laboral y de qué forma seguirá haciéndolo. Bajo el título de ‘Teletransport al futur del treball’, la conversación en abierto ha reunido voces expertas con distintos enfoques para encarar una cuestión central: cómo queremos que sea el porvenir de nuestros trabajos.

En un entorno futurista, tras pasar por València y Alicante las semanas anteriores, el ‘teletransporte’ se ha celebrado en el Parc Ribalta de Castelló. La discusión colectiva ha profundizado en aspectos como la conveniencia de las semanas laborales más cortas, el fin del modelo laboral preexistente y el desafío frente a la automatización y la inteligencia artificial.

 

Las implicaciones de la reducción de la semana laboral

La profesora de Economía Aplicada en la Universidad Complutense de Madrid Bibiana Medialdea, la diputada por la racionalización de horarios Mónica Álvaro, y el economista en Labora y profesor asociado de Economía Aplicada en la Universitat de València, Joan Sanchis, ha planteado la conveniencia de reformular la organización del tiempo de trabajo.

Somos cada vez más capaces de producir más renta con menos horas de trabajo“, ha señalado Bibiana Medialdea, “hay que caminar hacia una jornada laboral más corta tanto para hombres como mujeres para permitir mejor reparto de tareas de educación y hogar“.

El economista Joan Sanchis ha razonado sobre la “proporcionalidad inversa entre países que más horas trabajan y la productividad. España trabaja más de 400 horas al año que Alemania pero es mucho menos productivo“. La diputada Mónica Álvaro ha puesto énfasis en que las administraciones “deben mejorar la calidad de vida de la gente“.

 

Cómo compensar a los trabajadores que sufren un cambio de modelo

El profesor de la Universidad Carlos III y editor de Politikon, Pablo Simón, ha abordado una transformación del modelo por el cual el trabajo está “cada vez más dependiendo de la demanda instantánea del cliente y donde, al mismo tiempo, el ocio se ve como una pérdida de tiempo“.

Igualmente, considera que “no es la primera vez que se destruyen empleos. Lo que tenemos que saber es si hay que ayudar a las personas que no tienen la culpa de que su trabajo se quede obsoleto; hay que replantear el modelo social de forma radical y con coordinación a nivel europeo para no generar competición intraeuropea“.

La jornada ‘Teletransport al futur del treball’ ha contado también con los parlamentos iniciales del secretario autonómico de Empleo y director general de Labora, Enric Nomdedéu, y con distintos puntos de vista como los de los profesionales Pau Rausell, director de Econcult, la experta en estrategias digitales Lidón Barberá o el publicista David Baldoví. Los tres han planteado cómo los sectores creativos deben incrementar su capacidad de negociación, abriendo posibilidades como una renta estable.

El foco en Castelló ha tenido lugar con la mesa sobre trabajo y territorio, con la participación de Remedios Pavón, jefa de la Agencia de Desarrollo Local del Ayuntamiento de Castelló; María José Antoni Ruiz, de Cuinatur; Francisco Viciano, de Beta.coop, y el periodista Ximo Górriz.

 

La transformación de las tareas

El debate sobre la automatización y la inteligencia artificial ha tenido como protagonistas a Adrián Todolí, profesor de derecho del trabajo y de la seguridad social de la Universitat de València; Vicente Budí, director del Instituto Interuniversitario de Desarrollo Local UJI, y Jordi Juan, secretario autonómico de Innovación y Transformación Digital.

En opinión de Todolí, “cuando se implementa la inteligencia artificial debe haber una redistribución de beneficios con los contribuyentes“, observando que “muchos de los avances tecnológicos han sido públicos al inicio por investigación universitaria, militar… por lo que la toma de riesgo no es solo del empresario privado y, en consecuencia, debe compartir parte de su beneficio“.

Para Jordi Juan, “debemos poner sobre la mesa la importancia de las relaciones sociales a la hora de plantear soluciones únicas como el teletrabajo“. Mientras que según Vicente Budí nos enfrentamos a la necesidad de un aumento de “formación en mandos intermedios“, al tiempo que “hay que convencer a los futuros profesionales para que elijan profesiones especializadas con demanda“.

Con la mirada puesta en los territorios despoblados y en cómo la tecnología puede contribuir a dinamizarlos, Jordi Juan ha advertido de la importancia de “poner la tecnología al servicio de las personas, del medioambiente, y no ser una herramienta que perjudica a una parte de la población, precarizando y destruyendo empleos“. Vicente Budí introdujo la idea de unos “servicios mínimos territoriales“.

Las tres jornadas, en València, Alicante y Castelló, han buscado generar el debate público y la recopilación de aportes con los que conocer de manera directa qué futuro laboral ‘nos queremos dar’.

error: Contingut protegit!