La gala cultural contó con el espectacular estreno de ‘Quan Vila-real era un poble’ una pieza a cuatro voces mixtas interpretada por la Coral Sant Jaume y obra de Rafael Beltrán y letra de Antoni Pitarch

El evento también ensalzó costumbres con els Dolcainers i Tabaleters del Trull y con el Grup de Danses El Roser

El vicepresidente 2º de les Corts Valencianes, la directora General de Internacionalización, el vicepresidente de la Diputación, diputados autonómicos, representantes de diversos municipios y el alcalde de Vila-real, junto con la corporación local, asistieron al acto que congregó a representantes de tota la sociedad local

Como viene siendo habitual desde hace 19 años, la gala de Premis POBLE reunió todos los ingredientes para disfrutar de una velada de espectáculo y homenajes con marcado acento local. Una de las citas culturales por excelencia de la ciudad consiguió colgar un año más el cartel de completo y sorprender y emocionar a todos los asistentes.

Vila-real rindió homenaje a todos los ciudadanos dentro de los actos del 745º aniversario de la Carta Pobla. La gala fusionó espectáculo y tradiciones, aspectos que ya se podían vislumbrar en la misma recepción gracias al grupo de Dolçainers i tabaleters El Trull que amenizaban la llegada del público con música tradicional. Por su parte, integrantes del Grup de Danses El Roser entregaban el “roure i llorer” a todos los asistentes.

El acto comenzó, con un recuerdo a la historia local por medio de un desfile de banderas a cargo diez niños del Club de Temps de Lliure de la Consolación con los diferentes escudos que la ciudad ha tenido a lo largo de su historia acompañados por la música de los dolçainers hasta que, finalmente, el Grup de Danses El Roser subió al escenario el escudo actual de Vila-real confeccionado con flores. Un primer gesto al que el público respondió con aplausos que, a su vez, dieron paso al resto de espectáculos de la gala cultural.

El primero de los platos fuertes del espectáculo llegaba con la actuación de l’Escola Municipal de Dansa. Seguidamente y de forma muy ágil, Yunke -uno de los mejores ilusionistas del panorama internacional- irrumpía en escena para deleitar a todos los presentes con varios de sus números de magia más recientes.

Tras los espectaculares pases del mago Yunke, llegó el momento de rendir tributo a los homenajeados de este año. El primero en recoger el Premi Poble, del vicepresidente de la Diputación, Vicent Sales, fue el director del centro público de educación especial La Panderola, Vicent Esteve. A continuación, Alejandro Font de Mora, vicepresidente de les Corts, fue el encargado de entregar el galardón a Núria Chabrera Ibáñez. Finalmente, el alcalde de la ciudad, José Benlloch, entregó el premio a Manuel Abella Férriz.

La gala volvió a girar su mirada a la tradición local más entrañable en su recta final. El director del evento Juanjo Clemente, que desde un principio dio a conocer la trayectoria de los ganadores, presentó la siguiente parte del espectáculo. El estreno de la obra ‘Quan Vila-real era un poble’, música de Rafael Beltrán y letra de Antoni Pitarch. La pieza compuesta para coro mixto a cuatro voces fue interpretada por la Coral Sant Jaume. Al finalizar, el director de la coral, Alfredo Sanz, dirigió unos gestos de complicidad y gratitud a los autores de la obra, ante el aplauso del auditorio.

El broche de oro llegó con la interpretación del Himno a Vila-real, todo un clásico del espectáculo y que servía como colofón final de una cita en la que las emociones y el más profundo orgullo por Vila-real y por nuestras gentes marcaban un año más una nueva edición dels Premis POBLE.

error: Contingut protegit!