Diciembre de 2023 (2ª quincena)

El 26 de mayo de 2021 es uno de los días señalados en el calendario histórico del Villarreal CF. Un día escrito con letras de oro en el libro de momentos memorables, una fecha sublime para la entidad, la afición y, como no, para toda la ciudad de Vila-real. La consecución del primer trofeo, europeo además, del Submarino. Ese triunfo le daba la posibilidad al Villarreal de disputar de manera automática la siguiente edición de la Champions League. Una edición que también estaría repleta de momentos memorables.

Una nueva semifinal

El Villarreal se clasificó para esta edición de la Champions League después de ganar la Europa League en la temporada 2020/2021. El trofeo de la Europa League es el único gran título que ocupa las vitrinas de La Cerámica. Sin embargo, los ‘groguets’ han estado presentes en Europa en numerosas ocasiones haciendo grandes gestas.

El Villarreal quedó emparejado en el grupo F de la Champions League. El equipo de Unai Emery se enfrentó al Manchester United, Atalanta de Bérgamo y el Young Boys de Berna. El Villarreal, defendía su condición de campeón de la Europa League, disputando por cuarta vez en su historia la fase de grupos de la máxima competición continental, donde llegó hasta semifinales en su primera participación (2005/2006) y hasta cuartos de final en su segunda (2008/2009).

El camino en la Champions del Villarreal fue increíble, eliminando a los clubes más grandes de Europa y con una superioridad de juego abrumadora. Después de la fase de grupos llegaba el primer sorteo, y el equipo con el que se tendría enfrentar sería la Juventus. El Villarreal funcionó por momentos sometiendo a la Juventus y, en otros, sabiendo sufrir como ya auguraron Alberto Moreno y Unai Emery en la previa. El Submarino luchó durante los 90 minutos y jugó a su rival de tú a tú, a pesar del contratiempo del primer gol, obra de Vlahovic, a los 30 segundos. Parejo anotó el tanto ‘groguet’ en la segunda parte y el Villarreal tuvo ocasiones para llevarse el partido.

Los jugadores del Villarreal salieron al terreno de juego con un ambiente de ensueño dentro de La Cerámica, tras el recibimiento al bus ‘groguet’. Pero con 1-1 todo estaba por decidirse en el Juventus Stadium. 

El Villarreal se enfrentó a la Juventus, a la que venció por 0-3 en una histórica noche de UEFA Champions League en Turín. Los amarillos noquearon al conjunto italiano con tantos de Gerard, Pau Torres y Danjuma en una segunda parte para el recuerdo.

La Juventus entró muy entonada en el partido. La ‘Vecchia Signora’ disfrutó a los pocos minutos de la primera oportunidad del partido. Morata cabeceó un centro lateral desde el perfil derecho que detuvo Gero Rulli con una impresionante intervención.

Los blanquinegros volvieron a la carga poco después. En el minuto 20, Vlahovic, siempre peligroso, estrelló en el larguero un remate escorado tras un centro raso de De Sciglio. El delantero serbio poco antes había probado sin éxito al guardameta del Villarreal con un fuerte disparo desde la frontal del área. En la primera acción en la que el Villarreal pisó el área rival en la segunda mitad, Rugani derribó claramente a Coquelin y el árbitro, tras consultarlo con el VAR, pitó penalti. Desde los once metros, Gerard Moreno batió a Szczesny con un disparo raso al costado derecho. El Villarreal se adelantaba en el marcador, silenciando el Juventus Stadium. Tras el tanto amarillo, la Juventus intentó reaccionar en busca de un gol que empatara la contienda. El equipo que marcó nuevamente fue el Villarreal. Pau Torres remató un saque de esquina botado por Dani Parejo y prolongado por Aurier para poner el 0-2 en el electrónico. En el descuento, el colegiado decretó un nuevo penalti por mano de De Ligt. Danjuma marcó el tercero desde la tanda de penaltis. Tremendo. El Villarreal sentenciaba la eliminatoria en tierras italianas y pasaba a cuartos de final. 

El Villarreal no lo iba a tener nada fácil y el siguiente equipo al que debía enfrentarse sería el Bayern de Munich. Los amarillos en el Estadio de la Cerámica derrotaron al gigante bávaro con un gol de Danjuma y ofreciendo una fantástica imagen colectiva. Ante los alemanes, el Submarino fue un equipo valiente y sacrificado. En pocas palabras, un conjunto superior a su rival. Todo ello ante un Estadio de la Cerámica que parecía una caldera. Durante los instantes previos al partido, en el estadio se respiraba un ambiente mágico. Con el campo a reventar, los seguidores ‘groguets’ se dejaron la voz y llevaron en volandas al equipo desde antes de que arrancara el duelo. La afición animó y cantó el himno a capela. 

Durante las horas previas al partido ante el FC Bayern, 1.500 aficionados del Villarreal CF tomaron las calles de Múnich, tiñendo de color amarillo el centro de la capital bávara. Se respiraba un ambiente fantástico y optimista ante una cita histórica de UEFA Champions League. Para enfrentarse al conjunto alemán, Unai Emery repitió el once inicial con el que el Submarino venció el partido de ida de los cuartos de final de la Champions (1-0). Durante los primeros compases del partido, el FC Bayern salió a por todas en busca del tanto que igualara la eliminatoria. Los amarillos, bien ordenados defensivamente, resistieron con oficio ataques con gran presencia ofensiva del conjunto local. El conjunto amarillo empató a uno ante el FC Bayern y logró una inolvidable clasificación para las semifinales de la Champions. Un gol de Chukwueze al final del partido silenció el feudo teutón y le dio el pase al Submarino. El Villarreal CF se clasificaba así para las semifinales de la UEFA Champions League.

Al equipo de Unai Emery le tocaba uno de los rivales más difíciles y temidos, al que ningún club quería. Aun así, el Villarreal salió vivo de Anfield con un 2-0. Los aficionados del Liverpool se quedaron atónitos ante el aliento constante de los más de 3.000 groguets desplazados. Una afición que estuvo de 10 y se dejó la voz animando todo el partido, apoyándose. La previa del encuentro fue una de las cosas que los aficionados del Villarreal más recordaran por el gran ambiente y la sincronía de todos los aficionados por animar al equipo.

Al Villarreal le quedaba una última bala en el estadio de La Cerámica para darle la vuelta al marcador y poder pasar a esa final tan deseada. Los amarillos se adelantaron en el marcador y se fueron 2-0 al descanso. Tuvieron al conjunto inglés ante las cuerdas, pero los ‘Reds’ encontraron acierto y fortuna en la segunda mitad para darle la vuelta al partido y sellar la clasificación para la gran final con un resultado global de 2-5.

El Estadio de la Cerámica lució sin discusión el mejor ambiente de su historia. Desde mucho antes de que empezara el partido ante el Liverpool, la afición amarilla demostró que se trataba de una cita histórica; el encuentro más importante que ha vivido el feudo amarillo desde la semifinal contra el Arsenal de 2006. Sin importar el diluvio que cayó durante la previa del partido, los seguidores acompañaron al equipo a su llegada al campo. La fiesta continuó a lo grande en las gradas del estadio. La afición se dejó la voz entonando el himno a capela y lució un espectacular tifo antes del inicio del partido. Con su pasión, ayudaron al equipo a marcar el primer y el segundo tanto, con los que se metía de lleno en la eliminatoria. Al término del encuentro, volvieron a cantar el himno y dedicaron a sus futbolistas una sonora e inolvidable ovación. El sueño terminaba, pero el Villarreal y su afición se han ganado el reconocimiento de toda Europa.