Un total de 750 llamadas han sido realizadas por víctimas de violencia de género, 147 por profesionales y 178 por familiares o personas de su entorno

Oltra recuerda que se ha reforzado la atención a estas mujeres que pueden verse en una situación de mayor riesgo debido al confinamiento

El servicio de atención telefónica de la Red de Centros Mujer de la Generalitat ha recibido un total de 1.075 llamadas desde que se decretó el estado de alarma el pasado 15 de marzo debido a la emergencia sanitaria por el COVID-19.

Según los datos ofrecidos por el servicio, de las 1.075 llamadas recibidas, 750 han sido realizadas por mujeres víctimas de violencia de género, 147 por profesionales del sector y 178 por familiares o personas de su entorno.

Respecto a la procedencia de las mismas, 493 corresponden a la provincia de Valencia, 143 a la de Castellón y 434 llamadas han sido realizadas desde la provincia de Alicante. Las 5 llamadas restantes proceden de otras localidades fuera de la Comunitat Valenciana.

La vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha recordado que en esta situación de crisis sanitaria “se ha reforzado la atención y seguimiento de las mujeres víctimas de violencia de género que pueden verse en una situación de mayor riesgo debido al confinamiento y a tener que convivir permanentemente con su posible agresor“.

De este modo, la red de centros de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas ya ha reforzado, mediante una instrucción aprobada el 13 de marzo, “el seguimiento telefónico a todas las víctimas que en este momento están atendiéndose“, ha indicado la vicepresidenta.

Oltra ha asegurado que, además de la atención telefónica, “se atenderán presencialmente aquellos casos urgentes que puedan tener necesidad de derivarse de manera inmediata, o bien a los centros de emergencia que tenemos en Castelló, València y Alicante, o bien a centros de recuperación integral que hay distribuidos a lo largo de la Comunitat Valenciana“.

Asimismo, y ante la posibilidad de que durante estos días hubiera un aumento de víctimas que necesitan ingresar en centros específicos, la vicepresidenta ha señalado que se han habilitado posibles recursos “para poder alejar a estas mujeres y a sus hijos e hijas del maltratador en los casos, sobre todo, en los que no hay denuncia previa ni orden de alejamiento pero sí que puede haber una situación de riesgo“.

La vicepresidenta también ha hecho un llamamiento para que cualquier persona que tenga constancia de un caso de violencia de género, ya sea familiar, amigo, vecino o conocido “se ponga en contacto con el teléfono de atención y lo comunique a los profesionales“.

La Red de Centros Mujer de la Generalitat está formada por recursos asistenciales para mujeres donde paliar o superar las consecuencias de la violencia a través de una intervención social, psicológica y jurídica. El teléfono de atención es el 900 580 888.

Además de las llamadas recibidas, las profesionales del servicio de atención telefónica han realizado en estos días 1.200 llamadas de seguimiento a mujeres víctimas de violencia de género.

Centros residenciales

Además de estas medidas, la Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas ha dictado una instrucción que establece las condiciones y recomendaciones para los centros residenciales de la red de centros de protección de mujeres durante la pandemia del COVID-19.

En base a esta instrucción, se establece el cumplimiento de las recomendaciones en materia de higiene personal, refuerzo de los servicios de limpieza y la ventilación de habitaciones y zonas comunes, dictadas en los documentos técnicos para centros residenciales y residencias de mayores, tanto del Ministerio de Sanidad como de la Dirección General de Salud Pública de la Generalitat.

Tal y como recoge la instrucción, quedan prohibidas las entradas al centro de personas ajenas al mismo, salvo los nuevos ingresos que se produzcan de mujeres víctimas o sus hijas e hijos.

Respecto a las salidas del centro, quedan restringidas salvo a personas residentes que, por una vulnerabilidad añadida específica o dolencia, requieran un tiempo específico para salir al exterior, en cuyo caso se les permitirá realizar salidas terapéuticas cuando sea necesario. Asimismo, quedan exentas de este confinamiento las mujeres que deban salir para acudir a su puesto de trabajo.

El uso de los espacios comunes de los centros residenciales se realizará de forma rotatoria ente las personas usuarias para mantener la distancia recomendada por las autoridades sanitarias.

Asimismo, en el caso de que el equipo profesional del centro detecte síntomas compatibles con el coronavirus, se aislará inmediatamente a la persona en una habitación individual y se comunicará a las autoridades sanitarias competentes.

error: Contingut protegit!