Durante los próximos días se revisará totalmente la avenida para reponer todas las baldosas que se encuentren en mal estado. Además, también en el pavimento se realizarán reparaciones por los daños sufridos en la rodadura a consecuencia de las hogueras de fiestas

El concejal de servicios urbanos de Benicàssim, Clemente Martín ha explicado los trabajos que han comenzado ya a realizarse en la calle Santo Tomás para devolverle la comodidad y confortabilidad al pavimento. “Las ciudades se deterioran del uso, las aceras sufren con el día a día por diferentes motivos que provocan la rotura de piezas el pavimento, por ejemplo, y es necesario ponerlas a punto y hacerles un mantenimiento que renueve su calidad para los peatones“.

Estos son los trabajo que ya han comenzado por la zona de la plaza de delante de la iglesia de Santo Tomás y que continuarán hasta completar toda la calle Santo Tomás que se prolonga en 500 metros que se convierten en 1 kilómetro de aceras al supervisar ambos lados de la calle.

Los trabajos consisten en detectar las zonas donde hay baldosas rotas, sueltas o hundidas. Se retiran la malas, o se extraen y se reponen por nuevas o se recolocan si es posible reutilizarlas. El problema surge, como ha explicado el concejal, porque al retirar algunas de estas piezas, hay que cambiar también las de alrededor.

Por otro lado, Clemente Martín ha explicado que “el siguiente paso para devolver a la calle Santo Tomás su mejor cara, es revisar también el asfaltado que, en algunos puntos se ha deteriorado debido a las hogueras que se confeccionaron sobre el pavimento en la semana de fiestas. Aunque se reparte arena para que los ciudadanos hagan las hogueras encima, siempre hay algunos fuegos que queman la superficie y crean pequeño socavones donde el asfalto se deteriora creando un bache. Ahora hay que adecentarlo y rebachear esos puntos que se haya podido estropear para dejarlo todo como merecen los ciudadanos“.

error: Contingut protegit!