Los populares alertan de los problemas que puede generar crear un parque canino rodeado de viviendas y recuerdan el rechazo vecinal que provocó una instalación de este tipo en 2012 en la avenida Francia

El Partido Popular de Vila-real ha alertado hoy de los problemas de convivencia que puede provocar el último cambio de criterio del alcalde que consiste en convertir el jardín de la Muntanyeta en un parque canino. El alcalde, pese a anunciar que iba a reconvertir este parque en una gran zona verde de 5.000 metros cuadrados, ha optado en el último momento en crear un parque canino.

Los populares, tal y como ha explicado hoy la concejala del PP, Marisa Mezquita, consideran que “la creación de parques caninos puede ser positiva siempre pero en este caso la proximidad de vivienas puede generar molestias”.

De hecho, en esta misma zona, en un solar de avenida Francia, ya había un parque canino que el alcalde tuvo que cerrar ante las quejas de los vecinos afectados el pasado año 2012. Problemas de ruidos, suciedad, olores,… “Pensamos que convertir una zona verde que está rodeada de viviendas en un parque canino generará conflictos en la convivencia de esta zona de Vila-real”.

No en vano, los otros parques caninos del municipio se han ubicado en zonas sin viviendas anexas “y en este caso se trata de un jardín completamente rodeado de fincas lo que puede generar problemas de convivencia, como ya sucedió en la anterior ocasión”.

Mezquita ha solicitado que “antes de cambiar de criterio de forma unilateral, Benlloch debería acordar con los afectados esta decisión y no persistir en sus errores”.

error: Contingut protegit!