Agosto de 2023 (2ª quincena)

El 11 de septiembre de 2005 Diego Forlán recibía la Bota de Oro como máximo goleador europeo (compartido con Thierry Henry) por los 25 goles anotados durante la temporada 2004-05.

Diego Forlán

Diego Forlán nació en Montevideo (Uruguay) en 1979. Un depredador de área que, después de ganar una premier con el Manchester United, vino al conjunto vila-realense en busca de un mayor protagonismo. En 2004 el jugador uruguayo sería presentado ante la afición grogueta, que le aclamó con mucho ímpetu, ya que era la pieza que le faltaba al equipo. Forlán montó con Román Riquelme una sociedad de lujo y juntos lideraron al Submarino Amarillo de Manuel Pellegrini. Muchos de los goles que anotó Forlán en el Submarino venían servidos por el exquisito centrocampista argentino, que en la campaña 2004-05 fue el máximo asistente de LaLiga, repartiendo hasta 10 pases de gol.

Diego Forlán sorprendió a propios y extraños, destapándose como un goleador implacable. Sus 25 goles en el campeonato doméstico convirtieron al ariete charrúa en el máximo realizador del viejo continente, proclamándose ganador de la Bota de Oro 2004-05. Con 59 tantos en sus tres temporadas como amarillo, Diego Forlán es el tercer máximo goleador del Villarreal CF en la élite, por detrás de Giuseppe Rossi con 82 y de Gerard Moreno, que supera a ambos ampliamente y que continúa marcando en cifras que ya rondan los 100 goles. Además, el delantero uruguayo ha logrado dos “hat-tricks” en Primera División, algo que solo ha conseguido superalo Carlos Bacca, con tres. El primero lo firmó en un escenario de excepción como el Camp Nou (3-3) en la temporada 2004/05, siendo este uno de sus mejores partidos como “groguet”. El segundo se produjo en la campaña 2006/07, cuando el Submarino doblegó al CA Osasuna por 1-4, con una exhibición goleadora del punta sudamericano.

En la campaña 2005-06, en la que el Submarino se quedó a las puertas de la gran final de la UEFA Champions League, Diego Forlán anotó tantos de vital importancia. Especialmente memorable es el gol que convirtió en el Giuseppe Meazza a los 45 segundos de iniciar la eliminatoria de cuartos de final ante el Inter de Milán.

Tres años después de su llegada, en el verano de 2007, el Villarreal CF lo traspasó al Atlético de Madrid. Como rojiblanco, volvió a conquistar una nueva Bota de Oro en la campaña 2008/09 y, tras firmar una sensacional actuación con la Selección de Uruguay en el Mundial de Sudáfrica 2010, ganó el galardón a mejor futbolista del torneo intercontinental. La afición del Villarreal le sigue teniendo un gran cariño y admiración por todo lo hecho durante su estancia en el club.

2004-05, el año de Forlán.